Adaptación



 Como se describió antes, la adaptación es el proceso por el cual nuestros sentidos se ajustan a diferentes niveles de estimulación. En la adaptación visual la sensibilidad de los bastones y los conos cambia de acuerdo con la cantidad de luz disponible (Hood, 1998). Cuando usted pasa de la brillante luz del sol a una sala de cine tenuemente iluminada y busca un asiento, al principio ve poco o nada. La razón es que, al principio, los bastones y los conos son bastante insensibles a la luz. Durante los primeros cinco o 10 minutos en la oscuridad, los conos se vuelven cada vez más sensibles a la luz tenue. Después de alrededor de 10 minutos, podrá ver las cosas directamente frente a usted; los conos no se vuelven más sensibles después de este punto.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario