Psicofarmacología



 Muchas drogas psicoactivas y toxinas (o venenos) trabajan bloqueando o mejorando la transmisión de sustancias químicas a través de las sinapsis. Por ejemplo, el botulismo (producido por la bacteria que se encuentra en alimentos inadecuadamente enlatados o congelados) impide la liberación de acetilcolina, encargada de llevar las señales a los músculos. El resultado es parálisis y, en ocasiones, una muerte rá- pida. El curare, un veneno que algunos pueblos nativos de Sudamérica usan tradicionalmente para envenenar sus flechas, deja inconsciente y en ocasiones mata a su presa o enemigo de manera instantánea. El curare bloquea los receptores de la acetilcolina, es decir, tiene el mismo efecto que el botulismo, pero actúa en el otro lado de la sinapsis. De igual manera, los medicamentos antipsicóticos clorpromacina (nombre comercial Thorazine) y clozapina impiden que la dopamina se adhiera a los sitios receptores; esta reducción en la estimulación aparentemente reduce las alucinaciones esquizofrénicas. Otras sustancias hacen lo contrario, es decir, aumentan la actividad de los neurotransmisores. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario